Imagina que obtienes una buena puntuación en el TOEFL, pero la calidad de tus textos en inglés es desproporcional a tus ambiciones. Quieres ir a Yale o Harvard, pero tu inglés está lejos del nivel de Harvard o Yale. Ahora imagínate que nosotros – Applicant Adviser- te ayudamos a ser admitido en la Universidad deseada. ¿Qué ocurrirá cuando llegue la hora de entregar trabajos escritos… en Harvard? ¿Te quedarás avergonzado por tu inglés? ¿Qué dirán los profesores? ¿Siquiera serás aprobado en el curso?

En el caso que siguiéramos adelante con tu candidatura y te presentáramos como un postulante del nivel de Harvard, estaríamos haciéndote un flaco favor a ti y a Harvard. Si editamos tu solicitud hasta el punto en que el texto no corresponde razonablemente con tus capacidades, estaríamos ayudándote a conquistar una plaza que debería haber sido concedida a otra persona – y colocándote en un camino de inseguridad y malestar.

Tu inglés no necesita ser perfecto para postularte a una graduación en Derecho en Harvard o en un MBA en Columbia. Este solo necesita ser muy bueno.

Considera invertir en tu inglés. Haz un curso de idiomas en Canadá, haz amistades con un extranjero que esté de paso por tu facultad o a través de grupos de Facebook y comprométete a hacer un intercambio lingüístico semanal (muchas parejas se forman así, ¿sabías?). También puedes hacer un voluntariado o incluso trabajar en un país cuyo idioma sea el inglés. Y lo más importante: lee y escribe, y pídele a un hablante nativo corregir tus textos.

El término “hablante nativo” no es relativo.  Nosotros, Applicant Adviser, vivimos en América Latina y sabemos cuan devastadora puede ser la mala calidad del inglés de “hablantes casi nativos”. Para garantizar, quédate con los que sean verdaderamente nativos cuando necesites entender o escribir documentos.

Nuestro compromiso con un trabajo ético significa que, si fuese necesario, te alentaremos a postularte a las Universidades más adecuadas a tus capacidades idiomáticas. La toma de una medida tan drástica dependerá del contexto: el programa al cual te estas candidateando, tu trayectoria, tus cualidades no relacionadas a la lengua, además de otros factores.

El punto central es que tu inglés importa – ¡invierte en él!

También disponible en: enEnglish pt-brPortuguês